La primera foto oficial de WAKE

 

Ésta es la primera foto que tenemos del grupo de aikido de Zarautz. Más bien, de parte de él.

El de la izquierda soy yo con algunos kilos menos. Qué mierda. Leí hace tiempo que no hay nada peor para un hombre que mirarse en el espejo y ver a su padre. Lo entiendo. Yo ya veo a mi padre en el espejo, y no veo su paciencia, su inteligencia, su pasión, el amor por su familia... Veo la nariz, las arrugas, las canas...

Pues con las fotos es peor. No las antiguas, no, ésas tienen un aura especial, mágico. Las que te machacan son las que tienen apenas unos años. Ésas te muestran todas tus miserias. Te dejan peor que si recibieras un par de collejas de Chiba sensei. No será fácil que alguien me convenza de lo contrario.

Mejor dejo los lamentos y me vuelvo a la foto. Es una foto de julio de 2007. Julio de 2007, hay que ver. Empecé a dar clases de aikido en Zarautz en 2004, pero no hay fotos anteriores a ésta. ¡Qué desastre!

Los otros tres que me acompañaron por primera vez aquel día eran unos jovenzuelos, se conocían y cada uno atrajo a otro colega, amigo o conocido. Me recordaban a mí mismo cuando empecé. Había alguno más pícaro, menos niño, pero en general eran la mezcla perfecta de inocencia y euforia. Fue una buena época.

Recuerdo la emoción de enseñar por primera vez, el vértigo, la sensación de ser un impostor, de no estar al nivel... Aprendí más de lo que enseñé y con el tiempo pude deshacerme de esa sensación y concederme el beneficio de la duda. Quizás enseñar era algo que podía hacer. Creo que lo hago bien.

Hoy esa foto sería imposible. La vida te abre los caminos que debes transitar y esos chicos a los que tanto debo no están hoy con nosotros. No puedo evitar echarlos de menos, a ellos y a los que empezaron incluso antes, los primeros que pusieron su confianza en mí sin saber bien dónde se metían. El aikido es un arte marcial en el que hay que creer antes de ver. Y ellos confiaron.

Otros han confiado después. Eso me alegra.

Seguimos al pie del cañón. La pandemia casi destrozó en un instante todo lo que habíamos conseguido. Casi. Pero nos hizo un daño terrible, como a tantísima gente en muchos clubs y asociaciones. Ánimo a todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cambio en el blog / Aldaketak blogean

Eguneratzea eta bisita / Actualización y visita

Una imagen vale más que mil palabras, y dos imágenes...